Hector Roberto Chavero Aramburu

Lo que entra en la cabeza, de la cabeza se va.

Lo que entra en el corazón, se queda y no se va más.

Si quieres saber por qué, en el corazón solo entra la pura verdad.

SÍGUENOS EN LAS REDES SOCIALES y comparte con nosotros la información del mundo de la veterinaria