Editorial 63: Evaluación de las investigaciones | Veterinaria Digital

Editorial 63: Evaluación de las investigaciones

Dr. Jaime Borrell Valls | 28 AUG 2016 - 00:00

El criterio de Albert Szent-Györgyi, Premio Nobel de Fisiología: “Investigar es ver lo que todo el mundo ha visto, y pensar lo que nadie más ha pensado" puede aplicarse tanto a la investigación pura como a la investigación aplicada. Entre los grandes problemas de la ciencia actual podemos incluir la calidad de la investigación y la calidad de las publicaciones sobre investigación.

Existe una percepción, cada vez más generalizada, entre los veterinarios y profesionales relacionados (zootecnistas, técnicos agropecuarios y técnicos avícolas) de que muchas de las investigaciones y de sus publicaciones son poco o nada útiles ya que no les ayudan a tomar decisiones ni les proponen protocolos de trabajo eficientes. La investigación clínica debería por tanto centrarse en mejorar la sanidad, el bienestar animal, los parámetros productivos de las explotaciones avícolas o pecuarias y la calidad y seguridad de los alimentos producidos.

Lamentablemente a los profesores, doctorandos y alumnos se les valora o incluso, en algunos países, se les exige un número mínimo de publicaciones anuales en determinadas revistas. Ello hace que pueda llegarse a discriminar positivamente a quienes publican mucho sobre los que publican con calidad.

Por otra parte cuando se analiza la relación causa-efecto entre los microorganismos aislados en las enfermedades y la patogenicidad de los mismos se llega fácilmente a la conclusión que menos del 10% de los microorganismos aislados cumplen con los postulados de Koch. Esto hace que muchos de los trabajos farmacológicos e inmunológicos no puedan aportar utilidad en su aplicación ya que el efecto del patógeno está relacionado con causas ajenas al mismo (genética, medioambiente o nutrición) y no con la eficacia del fármaco o la vacuna que se propone.

De ahí que muchas de las investigaciones que se realizan consumen sacrificio personal, tiempo, recursos económicos y aportan escasa utilidad a sus usuarios (técnicos y productores), cuando no perdidas económicas, y desaliento al ver que los problemas que prometían solucionar se cronifican.

La aplicación rigurosa del método científico en la investigación, la revisión pluridisciplinar en las publicaciones y la evaluación de la incidencia de los resultados en la sanidad, el bienestar animal y la eficiencia son tres caminos para mejorar la percepción que los técnicos y productores tienen de la investigación veterinaria actual.

En un ciclo económico, como el presente, caracterizado por recursos limitados deberíamos racionalizar la investigación en ciencias veterinarias e invertir en proyectos que permitan pensar, en lo que nadie anteriormente ha pensado, a pesar de que muchos lo han visto y han confundido lo normal con lo frecuente.

ARTÍCULOS RELACIONADOS Artículos de nuestros expertos internacionales

Ver todos los artículos

NOTICIAS RELACIONADAS La actualidad de Veterinaria digital

Ver todas las noticias
SÍGUENOS EN LAS REDES SOCIALES y comparte con nosotros la información del mundo de la veterinaria