La importancia del control ambiental en los sistemas de explotación animal | Veterinaria Digital

La importancia del control ambiental en los sistemas de explotación animal

Artículo escrito por el Veterinario David Díez sobre los efectos del dióxido de carbono, oxígeno y amoniaco en las granjas

14/03/2018 Avicultura Porcicultura

La importancia del control ambiental en los sistemas de explotación animal

Existen muchos factores a tener en cuenta para obtener unos buenos resultados productivos en las explotaciones animales. Muchos de ellos son cotidianos para los productores, perceptibles y aunque en diferente grado de dificultad, son controlables. Sin embargo, existe un factor muy importante, de cuyo control depende el bienestar animal, la productividad y por lo tanto el rendimiento económico. Este factor es el ambiente.

Si bien es cierto que el ambiente se vigila en las explotaciones animales de forma rutinaria, hay aspectos que se controlan de una manera más cómoda y metódica que otros. Así, la temperatura o la humedad son factores que habitualmente se controlan por sistema en la mayoría de explotaciones, aunque con dificultad variable según la situación, pero ¿qué otros aspectos son importantes como objetivo de control en las explotaciones?

En este sentido, existen diferentes factores cuyo control resulta clave tanto desde un punto de vista sanitario como productivo, sin olvidar nunca el bienestar animal.

DIÓXIDO DE CARBONO, OXÍGENO Y AMONIACO

  • El CO2 es un conocido producto de la respiración. La producción de este gas aumenta conforme aumenta la tasa metabólica y el peso de los animales. Debido a esto los animales de engorde o con esfuerzos metabólicos elevados generan mucho CO2. Debido a su densidad se acumula en las zonas bajas, por lo que es muy importante que la ventilación y la renovación de aire sea la adecuada, ya que este gas en concentraciones altas presenta una gran toxicidad.
  • Por otro lado, el O2 es un gas fundamental para el desarrollo vital con una concentración óptima de 21%. En concentraciones por debajo del 15-16% puede provocar hipertensión pulmonar con ascitis, que puede originar muertes por fallo cardíaco o septicemias por la infección del líquido acumulado en la cavidad abdominal. La altura de las explotaciones es un factor decisivo en la disponibilidad de 02.
  • El amoniaco NH3 procede de la descomposición de materia orgánica como la orina y las heces. Es uno de los gases más perjudiciales que se producen en las explotaciones y causa numerosas pérdidas económicas. Entre sus propiedades destacan su alta solubilidad y rápida evaporación, por lo que su dispersión se favorece por humedad y temperatura elevadas. Su diseminación produce una disminución de la calidad del aire. Es un gas irritante, que puede generar lesiones en el tracto respiratorio de los animales.

Su efecto en la superficie de la mucosa de la tráquea comprende desde la parálisis hasta la pérdida total de los cilios de las células epiteliales, incluyendo la necrosis del epitelio de la mucosa. El tipo y grado de daño depende de la concentración de amoníaco en el ambiente y el tiempo de exposición.

APARATO MUCOCILIAR

Los cilios forman parte del aparato mucociliar, que lo componen los cilios y la secreción de moco. El aparato mucociliar es responsable de atrapar y limpiar las partículas inhaladas del medio ambiente y que presentan grandes cantidades de bacterias adheridas a su superficie (por ejemplo, el polvo de las granjas es un reservorio para E. coli en particular). Las partículas inhaladas quedan atrapadas en la mucosidad, los cilios mueven continuamente el moco con partículas atrapadas por la tráquea hacia la faringe, evitando así que las partículas lleguen al tracto respiratorio inferior.

El problema se origina cuando los cilios se alteran debido a los altos niveles de amoníaco, ya que la mucosidad no se puede eliminar y así las bacterias atrapadas en las partículas de polvo pueden llegar a órganos respiratorios, incluyendo los pulmones y los sacos aéreos en el caso de las aves, y causar infección.

El daño de la mucosa traqueal puede explicar en parte la alta incidencia de aerosaculitis, neumonía y septicemia causadas por E. coli en animales que han estado expuestos a niveles elevados de amoníaco atmosférico. La exposición prolongada al amoníaco atmosférico también puede producir engrosamiento de las paredes parabronquiales y en casos severos, obliteración total de los espacios auriculares con reducción en el intercambio de gases pulmonares. Debido al amoniaco, por tanto, los animales aumentan su susceptibilidad a padecer enfermedades respiratorias principalmente, pero también otras no respiratorias.

ENFERMEDADES RELACIONADAS CON EL AMONIACO

Algunas patologías importantes son:

En aves:

  • Enfermedad de Newcastle
  • Colibacilosis
  • Aerosaculitis
  • Pododermatitis
  • Ascitis debida a una capacidad respiratoria alterada
  • Lesiones dérmicas y oculares

En cerdos:

  • Lechones nacidos muertos
  • Enfermedades respiratorias de etiología variada (Pasteurella)
  • Neumonía
  • Signos de canibalismo (caudofagia)
  • Lesiones dérmicas y oculares

 Además, la falta de bienestar animal en el caso de concentraciones elevadas de este gas, produce un aumento de estrés, que conlleva una disminución de los parámetros productivos y su consecuente pérdida económica.

Existe por tanto la necesidad de mantener el equilibrio entre la humedad y temperatura ambientales, las concentraciones de gases y la densidad de animales en la explotación:

  • Si se desequilibra la ventilación, el amoniaco no se disipa y la concentración puede elevarse hasta ocasionar lesiones en los animales.
  • Si la humedad se descontrola, se transfiere a la cama, y ésta al ser más húmeda producirá más amoniaco, complicando el problema.
  • Una temperatura demasiado elevada hace que se disemine más fácilmente el amoniaco, y además se produce más amoniaco desde la cama por volatilización al ambiente.
  • Una densidad excesiva de animales acelera y complica todos estos procesos.

Es por tanto muy importante realizar un adecuado manejo siempre y tener en cuenta el control del ambiente en las explotaciones. La monitorización de la humedad, temperatura y concentraciones de gases ayudan a este control y a una rápida corrección ante una desviación.

NOTICIAS RELACIONADAS Noticias de nuestros expertos internacionales

Ver todas las noticias

HABLAN DE ELLO EN NUESTROS BLOGS

Ir a blogs

En esta sección de nuestra revista veterinaria, encontrará artículos dedicados al sector agrícola y veterinario, las patologías y a la medicina veterinaria. Todos ellos están redactados por expertos y nuestros colaboradores. Deseamos que sean de su agrado.

SÍGUENOS EN LAS REDES SOCIALES y comparte con nosotros la información del mundo de la veterinaria