El síndrome respiratorio agudo severo | Veterinaria Digital

El síndrome respiratorio agudo severo

26/03/2014 Bacteria

*Este artículo ha sido cedido por " Academia de Ciències Veterinaries de Catalunya"

El artículo original puede encontrarse en: http://www.acvc.cat/publicacions.html

El síndrome respiratorio agudo severo (SARS) fue epidemia en 2003 la cual dio una llamada de atención a los líderes empresariales y políticos de todo el mundo. Esta relativa breve experiencia con un patógeno previamente desconocido nos recordó que de rápida propagación, las infecciones respiratorias mortales son a la vez aterradoras y causan daños económicos considerables.

Aunque sólo había más o menos 8.000 casos conocidos, con  un 10% de mortalidad, el coste global se estima entre 20 y 40 millones de dólares.

Fuimos afortunados ya que el agente causante se identificó rápidamente y la epidemia fue contenida. Particularmente importante fue el programa influenza establecido por la Asociación Mundial de la Salud, el cual, con su colaboración junto a laboratorios nacionales, proporcionó la base tecnológica y organizativa. La SARS  ilustra claramente cómo la aplicación de la ciencia contemporánea en el contexto de la cooperación internacional libre sirve para proteger a la humanidad.

También recordamos de lo ocurrido en  1918-1919, cuando entre 40 y 100 millones de personas, incluyendo al menos 10 000 australianos, murieron a causa de la llamada"gripe española".

Aunque la acumulación tras la dispersión de los soldados en los campos de batalla de Europa Occidental probablemente tuvo un efecto en la transmisión, la enfermedad se propagó por todas partes y no fue de ninguna forma limitada a los países que habían sido directamente afectadas por la Gran Guerra.

En ese momento no se tenía ninguna idea real de cómo se originó la pandemia, y, de hecho, no se aisló el primer virus humano de influenza hasta 1933. Recientemente, la reconstrucción del asesino de 1918 ha establecido que este virus A/H1N1 vino originalmente de las aves. Lo mismo pasó para las epidemias posteriores de 1957 (A/H2N2) y 1968 (A/H3N2).

Por esa razón, la comunidad de investigadora de la gripe ha mantenido una estrecha vigilancia sobre, el mantenimiento de las aves acuáticas – los huéspedes naturales de estos virus. Con los años, hemos visto otros casos ocasionales donde las infecciones A/H7N7 y A/H9N2 han sido transmitidas de las aves a los humanos.

Mucho más preocupante fue la aparición de 1997 en Hong Kong, donde un virus aviar A/H5N1 infectó a 18 personas y seis murieron. El brote fue controlado rápidamente, pero la infección H5N1 continúa circulando en patos aparentemente sanos en la costa de China y se extendió hacia el este y el norte de Corea y Japón, y en el sur de Vietnam, Camboya, Tailandia, Laos, Malasia e Indonesia.

Más tarde, en mayo de 2005, un brote masivo letal en gansos en china de Qinghai Lake estableció la transmisión de una gama mucho más amplia de las aves migratorias. La monitorización de cisnes muertos y gansos mostró que el virus se mueve hacia el oeste a la India, Europa y África.

El 16 de octubre de 2006, se registraron 256 casos humanos con 151 muertes desde 2003, incluyendo 42 muertes por 93 infecciones en Vietnam, seis de 15 en Egipto y 55 de 72 en Indonesia. Aunque el virus ha estado cambiando rápidamente, es escasa la evidencia de una infección subclínica ambiental,  y los indicios de una posible transmisión de persona a persona son muy limitadas.

La combinación de baja infectividad pero gran severidad en los seres humanos podría ser el reflejo de que la distribución de los receptores de ácido siálico 2/3 utilizado por los virus de la gripe aviar se limita a las regiones más profundas del pulmón.

Otra posibilidad es que la infección simultánea de un cerdo o una persona con, por ejemplo, el virus H3N2 "humano" y el H5N1 en "aves" podría dar a un virus H5N1 "redistribución génica" que se propagaría fácilmente entre las personas.

La comunidad de investigación está dividida sobre si estos casos son probables. Una escuela dice que, aunque el virus H5N1 es un terrible patógeno para las aves que a veces se cruza en otras especies (humanos, gatos) con consecuencias desastrosas para las personas afectadas, se mantendrá esencialmente en virus aviar. El punto de vista alternativo es que en sólo una o dos mutaciones  se establecería en personas. Ahí está el dilema: la amenaza potencial tiene proporciones terribles, pero no está claro si esto vaya a ocurrir.

Como se puede leer en las páginas siguientes, el Gobierno de Australia, representado por el ministro de Salud, Tony Abbott, y los científicos, epidemiólogos y profesionales de la medicina que planean una preparación para las epidemias, se han tomado esto muy en serio. Se observa  desde la barrera ya que, aunque nuestro grupo de investigación trabaja con los virus de la influenza A (H5N1), incluyendo en Melbourne y Memphis, nos centramos en los aspectos fundamentales de la T mediación celular en la inmunidad mediada por células que tienen poca relevancia inmediata para el dilema actual.

El pragmatismo y la voluntad de enfrentarse a decisiones muy difíciles ha sido impresionante. En cierto sentido, esto ha sido más bien el desarrollo de una iniciativa de la defensa nacional más que una estrategia médica. Sumas significativas de dólares se han invertido en prepararse para algo que todos esperamos que nunca suceda.

Un plan nacional está hecho, y tanto los "grupos de expertos" privados como la comunidad empresarial han abordado esta cuestión. Los australianos deben estar seguros de que este país está tan preparado para una posible pandemia de H5N1 como cualquier otra nación del mundo, incluyendo los Estados Unidos, que, con un fuerte liderazgo del presidente Bush, también ha sido muy proactiva.

Sin embargo, no hay certezas. El virus podría mutar para derrotar a los nuevas vacunas  desarrolladas de "genética inversa" o los medicamentos antivirales (oseltamivir y zanamivir) que se están almacenando en la actualidad.

En general, sin embargo, cuanto más tiempo pasa, mejor preparados estamos. Además, incluso si esta pandemia no terminase, la combinación de los viajes aéreos rápidos y el mayor tamaño de la población humana (triplicándose desde 1919) hacen algo por la aparición de una certeza para el futuro. Desde 1979, unos 30 virus nuevos (incluyendo el virus del SARS, el virus del Ébola y el VIH) han traspasado a los humanos de los animales.

El esfuerzo y recursos invertidos permiten  que nuestra capacidad para hacer frente a un invasor inesperado sea mayor.

 

NOTICIAS RELACIONADAS Noticias de nuestros expertos internacionales

Ver todas las noticias

HABLAN DE ELLO EN NUESTROS BLOGS

Ir a blogs

En esta sección de nuestra revista veterinaria, encontrará artículos dedicados al sector agrícola y veterinario, las patologías y a la medicina veterinaria. Todos ellos están redactados por expertos y nuestros colaboradores. Deseamos que sean de su agrado.

SÍGUENOS EN LAS REDES SOCIALES y comparte con nosotros la información del mundo de la veterinaria